La Estrategia Savage #1

¿Ame a sus empleados? ¡¡Tiene que estar bromeando!!

 Le sorprendería saber que mi Papá era un misionario Baptista en el Ecuador. Un verdadero predicador del tipo que aporrea la Biblia, patalea y grita “Vengan a Jesús”. Su padre, my abuelo, también fue un predicador Baptista. El abuelo era más del tipo estudioso, teólogo y maestro de Biblia. En mi, verán un poco de los dos.

Todos nosotros somos productos del modo en que crecimos. Los valores de mi padre han formado mi carácter.

No concuerdo con todo . Por ejemplo, no creo que sea un pecado beber un vaso de vino. Y ciertamente ¡no creo que todos los Católicos vayan a ir al Infierno!

Pero una cosa que mi Papá me enseñó ha dado forma a mi actitud profundamente. Piense en lo que estoy por decirle, porque le ayudará a tener mayores ventas, más frecuentemente. El creía que cada ser humano era una creación única de Dios, merecedor de amor y respeto. Podrá preguntarse, “Bueno, Steve, es un lindo pensamiento. Pero ¿Cómo me va a ayudar eso a tener mayores ventas, más frecuentemente?

Acompáñeme al Ecuador e imagínese en la espectacular ciudad de Quito, a una altitud de 10,000 pies, un largo valle rodeado de siete majestuosas nevadas montañas. Únase a mí en nuestra estación de radio de la misión. Vayamos a las calles y observemos a la gente. Notarán que aproximadamente la mitad son Indígenas, descendientes de los poderosos Incas que alguna vez reinaron los Andes.

Regrese en el tiempo, a los años 50’s, y observe como los Indígenas son tratados. Tal vez sea demasiado joven para recordar, pero piense en lo que aprendió en sus libros de historia sobre el racismo en América. Y luego observe el racismo en el Ecuador. Hará una mueca al ver como la mayoría de la gente trata a los Indígenas con desprecio. Le recordará dolorosamente como los blancos solían tratar a los negros en los Estados Unidos.

Encontrará pocas personas en el Ecuador que sean realmente blancas. Casi todos los que no son totalmente indígenas tienen algo de sangre indígena. Sin embargo, la cosa rara es: Una persona con un 50% de sangre indígena se considera blanca. Aun si tiene un 75% de sangre indígena, se sigue considerando blanca. Y se siente con el derecho de despreciar a los indígenas

Papá odiaba esa actitud. Pasó 28 años tratando de erradicar este desprecio.

Duerma en nuestra casa y despierte a la 7 de la mañana. Usted y yo tenemos 10 años. Al voltearnos y comenzar a abrir los ojos, escuchamos la estruendosa voz de mi papá afuera, saludando al jardinero indígena, José.

José había pasado su vida siendo despreciado por los blancos. Le ordenaban altaneramente. “José, ven acá. Ve allá. Limpia el piso. Saca la basura.”

Pero escuchen como Papá saluda a José. “Buenos días, Don José.” La palabra “don” usada como símbolo de respeto, para dirigirse a un distinguido caballero de avanzada edad. Nadie jamás se había dirigido a José usando “Don.” Pero escuchen a Papá.

“Buenos días, Don José. ¿Cómo le va esta mañana? Y ¿Cómo está su esposa, Doña Marta? Y, ¿Cómo están sus hijos? Wow, ¡Qué hermosas rosas! Gracias por su maravilloso trabajo. Gracias.”

José, nervioso, se reía torpemente. No sabía como tomar tal efusión de gusto que venía del extraño misionero norteamericano. Pero mañana, tras mañana, conforme escuchaba el saludo una y otra vez, comenzó a pararse más derecho, más alto, trabajaba con entusiasmo y sus rosas se volvieron aun más bellas. Seguramente se sigue preguntando, “OK, Steve, es una bonita historia. Pero dijiste que me ayudaría a tener mayores ventas, con más frecuencia. ¿Cuál es el punto?

Piense en su propia empresa. ¿Cómo trata a los empleados? ¿Cómo trata al personal de intendencia? ¿ Trata a todos con respeto?

Para lograr mayores ventas, con más frecuencia, necesitamos comenzar por examinar la cultura de nuestra compañía. Cada uno de nosotros es producto de varias culturas. Su familia tiene una cultura. Nuestra nación tiene una cultura. Y su negocio tiene una cultura. La mayoría de los rasgos culturales son útiles porque establecen nuestro comportamiento y nos ayudan a funcionar de forma natural y eficiente. Pero algunos rasgos culturales son dañinos. Reflexione sobre la cultura de su compañía y analice como se tratan unos a otros.

Tome en cuenta esto. Mañana, cuando regrese a su oficina, salude al personal de intendencia con la misma efusividad y placer con que Papá saludaba a José. Luego salude a todos los demás de la misma manera. Agradezca a cada persona por su trabajo. Podrá recibir algunas miradas de personas que quedarán boquiabiertas. ¡Podrán pensar que se esta volviendo un poco loco! Pero hágalo día tras día. Se volverá contagioso. Le garantizo que en menos de 30 días sentirá una vibra en su compañía que se esparcirá por todos sus colegas. Conforme el entusiasmo fluye entre cada uno, se esparcirá hacia sus clientes. No existen clientes contentos donde hay empleados descontentos. Háganse felices unos a otros, estimúlense a crecer y le prometo que tendrá mayores ventas, más frecuentemente.

Seamos más específicos. Hay seis Transformaciones Salvajes que le compartiré. Absórbalas y aplíquelas y estará en su camino a lograr mayores ventas, más frecuentemente. Ingrese a las siguientes páginas.

Llámenos al (802) 355 8533 o contáctenos y hablemos de cómo podemos promover su negocio con creatividad e inteligencia.

© Savage International 2017. All Rights Reserved